Comenzamos a ver nuestras ideas más claras cuando ya no hay vuelta, tenemos mejores soluciones cuando ya no hay opción a cambiar  el estado normal, y seguimos repitiéndolo una y otra vez sin hacer algo al respecto. Una de las cosas que suele pasar es que tenemos mucho en el presente, tenemos buena cama, buen techo, un/a hijo/a, cariño de nuestros seres queridos, prácticamente lo básico que una persona necesita para mantener su vida en curso, ¿Qué sucede cuando no la tienes? ¿Es realmente fijo todo lo que puedes ahora alegrarte y sonreír? Por un lado está el fallecimiento que del cual no tenemos casi nada de control solamente postergarlo teniendo mejor vida para que no sea tan doloroso, por otro lado el que una persona afín sea separada completamente de ti.

Imagen relacionada

Detenidamente vemos como entran y salen personas a nuestra vida, amigos que creíamos inseparables, que ahora puede que estén o como también no lo estén porque tomaron su rumbo muy lejos a ti, tal vez tú los expulsamos por dejar de tener esa afinidad, equis razones al igual que pasa con tu pareja, ¿Cómo fue que te desprendiste de tu ultima pareja?, a mi modo de ver hay separación física, como emocional, si es cierto que amigos, pareja y familiares son parte de lo emocional pero el despegarse de ellos es muy distinta la estrategia.

En el caso de una ex pareja el trato emocional (dependiendo de la relación) puede ser muy fácil como si tuviste esa pareja que te pegaba, te hacia quedar mal u otro tipo de daño, al principio pensaras que es más fácil sacar a ese tipo de persona pero siempre queda ese pequeño temor que la siguiente persona no sea igual que él/ella y en un tiempo inmediato terminas de sacar de tu vida a ese pequeño dolor de tu vida, si es lo contrario con sus altas y bajas normales en una relación, la cual ambos hubo esa conexión que no tiene nombre solo lo puedes describir, y que por motivos hayan sido separados, habrá siempre ese pensar en volver a sentirlo y no de otra persona sino de esa misma porque sientes que las próximas no harán lo mismo que él/ella. Con esto no quiere decir que “no lo superas” en manera coloquial, solo tienes una conexión tan fuerte con un ser que a pesar que físicamente no está contigo, pero le sueñas y recuerdas al caminar por sitios que tal vez nunca pasaste pero el color de una ropa, el tipo de cabello de alguien, la risa, el tono de voz, la nacionalidad, miles de cosas le recuerdas y le recuerdas con resentimiento pero a la vez con la sonrisa media jalada como diciendo “esta hasta en la sopa” y se te vuelve a olvidar hasta próximo aviso.

“Hilo Rojo” le llaman los asiáticos en la historia de personas que no pueden ser separadas de manera emocional, cosa que pasa con muchos de aquellos que alguna vez tuvieron a ese amigo, esa pareja, esa familia que siempre está en esos momentos que detienes tu vida y piensas a solas, cuando te vas a levantar a trabajar y te maquillas y miras en el espejo algo que tal vez te recuerde a él, cuando te pongas la corbata y recuerdes como te la ponía ella, cuando te tomes una cerveza y recuerdes a ese amigo con quien solías tomar los fines de semana.

“Somos presos de nuestros sentimientos, es más culpable el que no quiere soltar que de quien se quiere ir”

-Omar Hernandez-