Ciertamente buscamos un espacio en esta vida, algo que nos llene, que nos motive, que nos haga sentir que realmente esta valiendo la pena el echo de despertar todos los días y salir de la casa a trabajar. Desde pequeños nos inculcan que debemos ganarnos lo que tenemos sea poco o mucho, que nada es fácil y que allá afuera hay muchos tropiezos que nos incita a tomar la vía rápida que es el abandonar.

Ahora comparemos esta situación: si lo tienes todo, sea casa, carro, familia, dinero, facilidad económica, si pides algo lo tienes con prontitud, tienes buen celular, buena ropa, tal vez tengas un hijo/a, en teoría estas con una vida que muchos tal vez pueden querer, pero ¿Cómo te sientes al respecto? ¿Algo te faltaría verdad? Es lo que siempre sucede cuando hay ese tipo de casos, donde la persona obtiene mucho material pero aun así existe ese vacío que después de un tiempo se pregunta, ¿Qué me falta? ¿Tal vez un reconocimiento? ¿Un aprecio o cariño de parte de alguien externo? Sinceramente en muchos casos puede ser eso, uno que lo ve desde afuera pudiera sacar esa conclusión y juzgar en muchos casos de mala manera, y esto incluso puede llevar a que la persona en referencia pueda sentirse ofuscada porque ciertamente ella no es que nació y pidió ser millonaria o con facilidades, que por muchas razones obtuvo su familia, creo que eso está claro.

Ahora bien pasa lo contrario muchas otras veces, eres una persona regular, que te despiertas cada lunes como si fuese una tortura, y te vas el viernes a la discoteca como si fuese el ultimo día de vida, tal vez te tomas tu trabajo como una penitencia que debes cumplir día a día por miles de años y no te pagan por ello, y aun así sigue faltándote algo, aun debes encomendarte a una fuerza divina y preguntarle ¿Qué es lo que te sucede? Bueno eres del promedio en la sociedad. ¿Que necesitas entonces para estar bien? ¿Qué es lo que le hace falta a la sociedad para ser y estar tranquilo?

No daré una respuesta a algo que es tan general y tan amplio, pero si te daré una puerta para que tengas la solución, y es la que te sientes por una vez en la vida, mires a un punto fijo, analices la situación en la que estas, que tienes, que no tienes, y te des cuenta que al menos ese día has abierto los ojos una vez más y puedes hacer lo que has hecho hoy, tomes un papel y lápiz, escribe todo lo que sientes y léelo, veras las cosas desde otra perspectiva y como somos tan buenos viendo los errores o problemas de otros piensa que eso que escribiste es de un familiar o conocido, evalúa si después de leerlo tendrás la misma mentalidad que al inicio antes de escribir.

Al menos has abierto los ojos un día más porque muchos afuera no pueden hacer lo que has hecho hoy
-Omar Hernández-