Sea cual sea la manera de pensar que tengas, sea cual sea el estilo de vida que estés llevando, siempre hay alguien que te está vigilando silenciosamente, y no es de manera pervertida o acosadora, sino de manera que te está cuidando. No necesariamente tiene que ser tus padres en este caso, tal vez sea alguien que necesita de ti, alguien a quien le importes más de lo que creas que le importas. Sinceramente este tipo de cosas es lo que cuenta en alguien, mucho más que esa persona te haya defraudado o te haya hecho sentir mal, cuando alguien cuida de ti a pesar de que estés en lo más profundo del abismo, esa persona estará ahí.

No quiero referirme a los padres en este caso ya que el amor de ellos es casi que incondicional y muy predecible, hablo de personas que no son ligados a ti de manera directa, tal vez pueda ser tu novio/a, tal vez sea alguien de quien tu consideras importante en tu vida, pero no tengan ningún vínculo o ya no lo tengas.

Resultado de imagen para poder de la palabra

Las palabras duelen y ayudan (depende de quien las diga). Una persona que te dice las cosas tal cual las debes escuchar en el momento que debes escuchar, es una persona de la cual puedes esperar que te saque de muchos problemas emocionales, y también prevenirlos, puede hacerte reír, como también llorar, pueden emocionarte e impulsarte para que hagas algo, como también te destruyen con solo mencionar tu nombre.

El darle el poder a alguien para que sea este ser que influye en ti de las maneras que menciono, no es algo con el cual podemos repartir, tampoco es darlo, sino que eso se siente, se vive. También debe estar acompañado de hechos para sustentar lo que esa persona dice, no esperes que un te diga que dejes de ir a discotecas cuando yo voy a ellas, o que te diga “amigo vamos a salir a tomar para olvidar penas” cuando lo que necesitas es algo más maduro y claro. Palabras y hechos son lo que cuenta y mucho, puede que esa persona por experiencia te lo dice y si realmente quiere lo bueno en ti, te dirá las cosas en tu cara, así sea putearte cuando debe hacerlo.

“No pretendas hacerle caso a alguien que te dice: deja de beber cuando tengo la botella en la mano”

Omar Hernández

Anuncios