¿Como realmente nos consideramos? ¿Como sabremos si somos personas de confiar? ¿sabes tu si eres una persona de la cual yo debería confiar? Cuando te preguntan si puedes o no confiar en ti, tus motivos son solo características, como el que serias una persona fiel, una persona con valores, con metas y objetivos, que eres una persona con proyecciones tan elevadas que hasta sería un insulto dudar de ti. Creemos ser la persona correcta para los demás, tal vez si lo somos, y no precisamente por las características que ya mencioné sino porque la otra persona confía tanto en ti, daría tanto por ti que no importa lo que pienses de ti, eres una referencia para alguien con tanta fuerza que incluso puede llegar a afectar emocionalmente.

La confianza puede llegar a ganarse, puede generarse con mucha paciencia y mucho esfuerzo no es de la noche a la mañana no es fácil crear ese vínculo estrecho entre dos personas que sinceramente puede ser tan fuerte y a la vez tan fácil de romper con una simple palabra, con un simple gesto. Carlos era un joven salió de campamento regocijándose de su arco y flecha, por ser el mejor arquero del pueblo, ganando premios y prestigio sobre las demás personas. Llevo consigo a su compañero Julián que tanto confiaba en él que incluso llegaron a estar en muchas batallas y confiaba plenamente en Carlos. Pasaron por el bosque, atravesaron ríos, puentes y montañas, cuando de repente era necesario atravesar un estrecho borde casi en la cima de la montaña, analizaron todas las posibilidades, vieron las opciones que tenían  y no había más que seguir adelante, cuando Julián le dice a su compañero: -Iré yo primero, Carlos caminó lentamente sosteniendo su arco y flecha ganadora de premios y prestigio, fuertemente sin darse cuenta que detrás estaba su Julián inseguro y miedoso por lo alto que estaban, Carlos despreocupado por su amigo que tanto confiaba en el siguió caminando cuando de repente Julián resbala por el estribo y como pudo se sostuvo en una roca, el grita ¡Carlos!, ¡Carlos ayúdame!, Carlos voltea y horrorizado del caso se agacha y sostiene la mano de Julián y con la otra su preciado arco y flecha, cuando era momento de decidir de que si soltaba el arco los dos se salvarían y si no lo hace su amigo Julián caerá. Decisión difícil para Carlos, dudo en reaccionar cuando al estar ya casi sin fuerzas y el arco casi resbalándose de sus manos, Carlos suelta la mano de Julián y se salva tanto a él como a su arco, Julián cae sobre una piedra cercana y dolido por el golpe, pensó en que tanto confiaba en Carlos, tan valiente en batallas, fiel compañero, pero en momentos difíciles prefiere un trozo de madera y pensar en él mismo. Julián perdió totalmente la confianza en Carlos, ya no lo veía tan glorioso como pensaba que era.Resultado de imagen para confianza

Nos demuestra que la confianza puede ganarse por tus logros, por lo que proyectas hacia los demás, sin embargo, se puede romper por solo un gesto, sea tan fuerte como la historia del arquero como también como algo tan simple como el que pensabas que la alarma sonaría en la mañana. Confiar es difícil, darlo todo de una vez no es fácil, no siempre esperamos lo mejor de todo cuando a veces nos damos

Anuncios