Esta es para ti, para ti viejo que has estado y sigues estando ahí en todo momento, cuando necesito apoyo, cuando no, cuando no necesito unas palabras tú las dices exactas en el momento, dando todo de ti hasta tu vestimenta, proponiendo ideas y soluciones constructivas de mucho valor a nuestro núcleo.

Esta es para ti, para ti que desde que tengo uso de razón me doy cuenta que estas cargando el peso de nuestros problemas, cargando con los deberes, sobrecargándote de responsabilidades que cada vez tienden a ser más pesadas mediante pasa el tiempo y tu fuerza empieza a disminuir, así no lo muestres, así no des un brazo a torcer y casi no nos damos cuenta del esfuerzo tan grande que haces todos los días al levantarte tan temprano.

Muchas veces me siento egoísta al comprar algo para mi pudiendo tal vez compartirlo contigo, cuando de repente estas pasando tus horas de almuerzo, pasando un poco de cansancio por el sol, el estar sentado manejando durante horas, cansado de escuchar problemas de la gente que conoces, lidiando con los obstáculos de la calle en muchas ocasiones. Sí, es cierto que coloco mi cara de felicidad cuando por dentro quiero decir que no quiero que trabajes más, quiero que generes dinero siempre y que sigas moviéndote siempre pero de una manera más tranquila, mas cómoda, menos extenuante, que tal vez sea tuyo el espacio donde generes ese ingreso y que siempre tengas tiempo para ti, para ti que tal vez necesites un día para que puedas caminar sin ser esperado en la casa, un día donde puedas ir a jugar futbol con tus amigos más seguido, que puedas conocer más el país por tus propios medios, que estés con la abuela, e incluso puedas quedarte a hablar con ella por mucho más tiempo, puedas compartir con tus hermanas y que siempre mantengas armonía con ellos.

Me duele cuando hablo de ti porque lo hago con orgullo, porque lo hago con sinceridad, ya que si quiero ser como tú, quiero ser igual en tu manera de ser, ser esa persona que tal vez no sea emotivo por fuera llenas de tranquilidad y confianza cuando se te dirige la palabra. Si tuviera que elegir a un miembro de la familia seria a ti, ¿Por qué? Pues porque eres enorme viejo, quiero ser como tu cuando me toque ser padre en algún momento no solo por cómo me has criado que para mí ha sido la mejor crianza que alguien puede tener.

Tal vez no me creas cuando leas esto, tal vez digas que me volví loco al hacerlo, sin embargo prefiero que te quede en tu mente siempre que te escribí una carta que me hace sentir más que orgulloso de hacerlo porque es para ti, y solamente para ti. Como sabes no soy muy emotivo o cariñoso, tal vez soy muy seco y un te quiero nunca lo escuchaste de mí, pero ten por seguro que estas palabras no son nada comparado con la admiración que tengo hacia ti, me siento orgulloso de ser tu hijo, y que siempre estoy trabajando para que tú te sientas así también.

TE QUIERO VIEJO.