Pasan minutos caminando por todo el museo buscando la salida y a su vez al grupo que lógicamente ya no se encontraba en el lugar. En uno de los pasillos se encuentra con el guardia de seguridad cuando el mismo le dice: -Sr. El museo está cerrado debe retirarse, lo que Edgar le contesta de manera sonriente: -Podre tener errores en la vida pero no estoy ciego así que gracias por tu maravilloso punto de vista obvio. Y sigue caminando hacia la puerta.

Una vez llegado a la puerta de salida, saca de su bolsillo una pequeña bolsa transparente que dentro de contiene galletas y frutos secos, como todo amante de las galletas, no puede estar sin comprar bolsas de ellas sabor chocolate. Creanlo o no Edgar siendo delgado no es de las personas que logra subir de peso rápido, por eso siempre ha estado comiendo sin estar en sobrepeso. Una vez que llega a la calle, está una chica sentada en una banca cerca, el no solo la mira ahí, con las piernas entrecruzadas con una vestimenta de pantalón suelto estilo verano color azul oscuro, top color negro que deja ver cierta parte de su abdomen plano, con los labios pintados color vino, ojos delineados que causan cierta impresión al verlos que son bien definidos que los medio tapa su cabello de rulos color negro y brilloso como fuese recién salida de la ducha causada por el tratamiento para rulos que usa, lo que a Edgar esto a cierta manera le viene a la mente que era una de las participantes en el tour por la galería, y a modo groso él le recuerda con cierta atención y más que todo por el atuendo que llevaba. Era Carla.

Resultado de imagen para mujer sentada solitaria en banca

Edgar va caminando con una manera erguida y natural como siempre, de pies a cabeza mira a Carla y sigue mirando al frente. Carla se percata de su andar lo que ella comenta en voz sarcástica: -Mucha mente pero poco caballero. Sin entender el comentario pero dado que era la única persona que estaba ahí en ese momento, él decide voltear a mirarla y le responde:

-Muy bien arreglada para estar en una galería, te verías mejor conmigo.

Esto obviamente le da cierta comedia a Carla que solo pensaba en refutar lo que él decía ya que le pareció cómico más que ofensivo. Aun así no le devolvió el comentario sino que se puso de pies y preguntó:

-¿crees saberlo todo verdad?,

Edgar la observa y detalla todo su rostro y como le brillan los ojos, -No creo saberlo todo, pero para ser estudioso de la historia, creo saber más que una persona convencional que solo se dedica a estudiar materias básicas. Si efectivamente era un reconocido historiador, pero un simple arrogante en realidad.