Este nuevo artículo es más de opinión hacia la sociedad y entorno en el que me encuentro. En esta entrada mencionare mi situación moral con respecto a la masiva llegada de población venezolana hacia el Perú y distintos países latinoamericanos. Menciono esto porque desde hace un tiempo hasta el presente año es más recurrente ver a un venezolano en lugares comerciales, autoservicios, incluso hasta de trabajo ambulante, que ciertamente no está nada mal en ninguno de los casos ni es para ser menospreciado. Duele saber, que hace ya 6 años a mas e migrado de mi país, y que después de tanto tiempo, me doy cuenta que sigue siendo difícil pensar que para el resto de personas con la que frecuento, trabajo, me siga viendo como “extranjero” que sí me adapto a mucho de las costumbres para no decir todas, y aun así sigo siendo “extranjero”. No  me quejo, pero es lamentable que aún no tengo ese sentimiento de “estoy en mi casa” que es lo que afecta a toda persona que sale de su zona natal. El ser humano es de adaptación, de costumbres y de patrones, que poco a poco va adquiriendo y que cambia su estilo de vida, que sin darse cuenta, ya pasaron esos 6 años y he logrado muchas cosas, sin embargo, no las disfruto al máximo, es solo una alegría momentánea.

05f99c3bc1c3242100424b07119cf7c4

Ahora bien, si fue una buena decisión haber migrado en la época cuando pude ya que me adelanté a muchos hechos en Venezuela y tal vez me adelanté a ser ese grupo pequeño pero significativo que salieron con una buena instrucción, con un comportamiento ejemplar, que mantiene el nombre de SER VENEZOLANO con buenas referencias, sin embargo, existe algo muy importante, que cierta cantidad de migrantes recientes provienen de un estatus social un poco menor a la que yo pertenezco, y me explico, no son todos como ya mencione, pero hay una cantidad de no tan agradable grupo que son de escasos recurso mentales, migra a países como Colombia, Perú, chile que están dando mala imagen del venezolano trabajador, amable, sencillo, un poco sarcástico pero nada ofensivo, que me llena de tanta indignación y mucha vergüenza el conocer. Este pequeño grupo insignificante, implementa muy mala praxis de valores , y que en países como Perú y chile que la sociedad es un tanto reservada y muy sensible, impacta como si se tratase de un cuerpo cancerígeno en un grupo celular del cuerpo humano, y como todo cuerpo humano reacciona alarmantemente y generalizando todo aquel llamado VENEZOLANO, juzgando de mala gente, pidiendo que deporten a todos, señalando por la escases de trabajo en el país, cosa que me parece ridícula pensar pero es parte del pensamiento básico de personas que no leen. ¿Mala reacción? Tal vez, ya que por una mala experiencia de un cáncer de persona juzgan a toda una nación que no se encuentra en sus mejores momentos, y situación que pasó hace mucho tiempo en la época de los 90´s, cuando el Perú estuvo con el terrorismo, ¿quien era el rey de Sudamérica? era VENEZUELA , que todo peruano migró para hacer su vida y consiguieron lo que tienen ahora muchos de ellos, esto lo hablo en voz propia, ya que mi padre fue uno de esos que a sus 20 años salió buscando una oportunidad, y ahora 25 años después ya tiene mucho más de lo que esperaba tener.

Milangela Galea

Sí, es cierto que esto no lo sabe muchos porque solo tienen la mente para retener la clave de su celular, y de donde está la tecla de enviar del WhatsApp, OJO hablo del mundo en general para que no se sientan ofendidos ustedes que leen este artículo, solo mi mensaje es; mira bien a la persona que te diriges, pregunta quien realmente es esa persona, tú no sabes si ese ruso es maestro en sistemas nucleares, ese chino es ingeniero automotor, ese americano es ingeniero en tecnología, ese colombiano es el rey del café, ese VENEZOLANO es arquitecto, ingeniero civil, maestro, licenciado en rinoplastia, y tú lo ves sirviéndote el almuerzo que te comes hoy en un restaurante, no sabes si tiene 3 hijos que dejó en su país e irse sentado 1 semana de viaje para poder enviarles dinero, no sabes que detrás de ese delantal que tiene ese mesero, tiene un mundo que dejó para darte a ti un buen servicio y ganarse tu sonrisa, no juzgues a todos por igual, y si tienes una mala experiencia júzgalo a él y no a todo un país.

 

“Recuerda que ahora tú los ves como mecánico, mesero, o lava-carro, pero no ves que tiene en su mente mucho más conocimiento y motivación que cualquier gerente”

Omar Hernandez