¿Estas realmente listo para abrirte al mundo?¿Es tan difícil confiar en alguien? Pues si ciertamente lo es, en todo sentido sea por que anteriormente fuimos decepcionados por otras personas en las que confiábamos, porque en todo caso ya vinimos de fábrica con esa idea y ese sentimiento de alejarse de los demás, tal vez sea porque realmente nos sentimos inseguros de nosotros mismos que posiblemente no demos la talla en una situación específica. Estos son rasgos que en lo particular he notado cuando se trata de este tema, y lo he analizado en muchas ocasiones en mí ya que en lo particular soy ese que crea la barrera inicial entre la persona y yo. Es el común denominador cuando se trata de relacionarme con alguien, sea cual sea la situación, y todo en la vida tiene un porque, todo tiene una razón de ser, una raíz que nos indica cual es realmente la fuente de todo nuestro malestar, de nuestras expresiones, incluso hasta de como caminamos tiene una razón de ser

¿Cuál es mi raíz?  Pues, en este caso fue decepción amorosa en una etapa inicial que pues no creía mucho que significaría tanto el hecho que una persona sea desconfiada y hermética con una decepción a corta edad. Y si, en este caso sucedió, por ese sentimiento de dolor-rencoroso que sientes frente a una persona que te dice la palabra “NO” , cuando ciertamente no esperas que te duela tanto pero si… y tanto como para dar media vuelta y decir que esto no se queda así convirtiendo mi cara de niño bueno, ojos que cambian de colores y una sonrisa matadora, a una cara de villano salido de un comic famoso llamado BATMAN y diciendo: ESTO NO SE QUEDA ASI, y con mejor sonrisa de la que ya tenía, dando media vuelta e iniciando ese camino que en lo particular no es doloroso, sino de recompensa y en mucho de los casos fallos personales. Luego de haber pasado por esa situación el aura comienza a formarse, comienza a crecer ese poder y es mostrado ante todos, en la que primero nombro cada una de las cualidades que pueden hacerme superior al resto, ya sea física o intelectualmente, luego explotarla, ¿Cómo? Pues haciendo alarde y demostrando. ¿Todo lo sabía? No, pero si sabía más que el resto y así no supiera debía encontrar la respuesta y no quedarme atrás. Lo más cómico es que en clases no era el nerd que se sentaba adelante ni mucho menos andaba con una libreta, y las personas que me conocen saben que  casi nunca lleve un cuaderno a clases, ni lápiz si quiera, sino que más bien era de lo que se sentaban atrás a molestar al compañero… en pocas palabras “potencial mal expresado”.

En la parte sentimental, muchas personas sufrieron por parte mía, el rechazo… el que no les daba nada de cariño o amor, no les daba nada y al final terminaba yéndose porque las cambiaba por otra en poco periodo de tiempo. ¿Cuantas novias tuve? No lo sé, hay cosas que intencionalmente las borre, porque hay casos de casos, que no gustaría repetir, personas que no desearía recordar, y personas que no quise haberlas conocido. Hasta en lo familiar creé ese blindaje emocional, en la que prefiero mil veces estar con amigos y personas lejanas que con la familia, ya que no me daban esa confianza para yo poder hablarles, o simplemente no era yo quien quería hablarles por no tener esa confianza que debían transmitir. Existen también preguntas correctas, preguntas que hacen que una persona se apertura contigo, te cuente sus cosas y te vea como un diario, que te vea que no le harás daño y no usara eso en contra para dañarte, y eso en si es lo que yo sentía y que a su vez me faltaba: esa persona que me hiciera las preguntas correctas, que sea real y que no me evalúe, para yo ser ese que muestra.

 Esa es la raíz de la desconfianza e incluso con el carácter impulsivo que me llevaba a tener el mal genio a lo largo del tiempo. Conforme pasa el tiempo aprendes ciertas técnicas para no confiar o desviar los sentimientos para que no entren, esto mejoro conforme pasa el tiempo, fue creando una actitud más fuerte, una autoconfianza que en muchos casos pasaba a ser soberbio y arrogante, pero como no dolía lo que pensaba otra persona o que sentía esa persona, no importaba en realidad. Muchas personas se alejaron, muchas personas juzgaban mis actos, y muchos de ellos sin solo hablar ya sabía que pensaban de mí, ya veía normal esos rostros de rechazo, y yo solo sonreía y decía: si no me quieres en esta faceta no esperes que cambie por ti. Palabras que mantuve por muchos años, y pensando en que el potencial que tenía no iba a explotar si los tenía a ellos a mi lado, porque a mi modo de ver, no me querían como soy, FALSA DEDUCCIÓN.

Llega un punto en el que conoces otro ambiente, en el que esa aura de indiferencia es parte de un sistema, y que lo debes contrarrestar con eso que no me gustaba que era el entusiasmo para poder crecer en ese entorno, para poder hacer el trabajo más fácil y cómodo. No quedaba otra que aprender a sonreír y usar el sarcasmo para mantener mi esencia, cosa que también ayudo en estos 25 años de existencia, el sarcasmo, mantiene tú mismo blindaje emocional, te burlas del resto, pero muestra la sonrisa, y de igual manera quedas bien. Volviendo a el ambiente laboral, conoces gente que piensa distinto, incluso llegas a enamorarte de alguien que es la contraparte tuya, que es lo opuesto a ti, que son tan reales sus emociones, se muestra tan natural al hablar, y sobre todo, que tiene esa facilidad de crear una atmosfera cálida a las masas. Puede pecar de sobrado, pero después de que mis ojos, y mi cerebro hicieran que se enamorara de mí, la relación está llena de altos y bajos, que estamos conscientes que es normal, yo como persona sellada ante el mundo, se da cuenta que cambia su forma de ser por ella y con ella, a pesar de que en muchos casos no se lo mostraba por lo mismo que no sabía que era eso de mostrar sentimientos, aprendía hacerlo gracias a su apoyo y a su paciencia, aunque de seguro me leerá en algún momento esta entrada, solo le puedo decir: “los errores cometidos, son por inexperiencia, mas no por querer que así sucedan”.

Para concluir, ahora me encuentro en la sólida situación emocional, dando espacio a que mi carácter ya no sea la principal imagen de mi vida, sino que mi inteligencia, mi lado racional sea quien domine mi entorno y mi resultado, y el camino que ahora sigo. Así ya no este con la que me ayudo a cambiar ese mal genio y que estuvo cuando nadie más estuvo, pues las gracias enormes para ella, y unas gracias enorme para mí que ahora el estar serio, seco e indiferente están equilibrados.

“NO SERE EL MEJOR DEL MUNDO, PERO SI YO ASI LO CREO, YA TENGO MITAD DE BATALLA GANADA” – Omar Hernandez.